jueves, 30 de junio de 2011

Las olas de la superación


"Cuando pienso en algún reto, me imagino en el océano con las olas viniendo hacia mí. Sé que si me limito a bucear por debajo de ellas apareceré al otro lado. Así que las miro y me lanzo... Puedo hacerlo. Bucearé y sé que todo será mucho mejor cuando pase al otro lado. Hay tantas recompensas esperándome allí, sólo tengo que ir a por ellas".

viernes, 24 de junio de 2011

Habilidades sociales: una introducción



Estamos expuestos a un sinfín de estímulos y, dependiendo de la respuesta que emitamos, estos pueden convertirse en oportunidades para nuestro desarrollo o en generadores de conflictos. Relacionarnos con los demás constituye una fuente importante de bienestar, pero también puede convertirse en una fuente de estrés e insatisfacción.

La comunicación nos permite adaptarnos al entorno. Cómo, cuándo e incluso dónde nos comunicamos, van a ser elementos fundamentales en nuestra adaptación al medio. Aprendiendo a comunicarnos eficazmente se maximizan las probabilidades de éxito en el manejo de las diversas situaciones con las que nos iremos tropezando en el día a día, se fomenta la capacidad de decisión, el desarrollo de una autoestima sana, de relaciones interpersonales positivas, así como de hábitos sanos y adaptativos.

Ante  la presión que pueden ejercer los demás en uno mismo, resulta fundamental el saber decidir y expresarse con firmeza, posicionarse ante los otros. Las llamadas Habilidades Sociales conforman un valioso “equipaje” o “kit de supervivencia” que podemos emplear a la hora de interactuar con los demás. Las habilidades sociales promueven la seguridad y confianza en uno mismo así como la empatía y el respeto hacia los demás. Estas estrategias nos permitirán expresarnos de una manera mucho más eficaz y defender contundentemente nuestros intereses, minimizando los conflictos y saliendo victoriosos de aquellos que surjan inevitablemente.

No se nace siendo “habilidoso socialmente”, no se trata de algo innato. Eso significa que, como cualquier otra conducta, las habilidades sociales se pueden aprender y potenciar. Uno puede ser más o menos “habilidoso socialmente” en general, o bien serlo en unas áreas vitales más que en otras, pero siempre se pueden aprender nuevas formas y mejorar a través del conocimiento y entrenamiento de algunas pautas comunicativas específicas.
Con el uso de estas estrategias seremos capaces de "modelar" el comportamiento de los demás, a través de la respetuosa expresión de nuestro malestar o desagrado ante determinadas conductas. De esta manera, podemos facilitar el cambio en los otros, pero para ello es necesario partir del cambio en uno mismo.
En definitiva, aprender y desarrollar estas habilidades resulta fundamental para conseguir unas óptimas relaciones con los otros.
Próximamente, continuaremos desarrollando este tema y añadiremos diferentes estrategias específicas para que mejores tu capacidad de comunicación con los demás.